Reportajes

La Noche en Plata by Tiffany&Co

23 de octubre de 2012

Bajo el hashtag #lanocheenplata, y con varias semanas de antelación, comenzó la especulación sobre la que sería una de las noches más elegantes de la temporada: la fiesta de celebración del 175 aniversario de la joyería Tiffany&Co. Lo único que se conocía a esas alturas era el nombre del tan esperado acontecimiento, “El Sueño de una Noche en Plata” sugerente y a la vez altamente glamuroso. 

Llegada la noche del 17 de octubre y, vestida para la ocasión, me dirigí a la tan esperada cita del mundo de la moda que tendría lugar en el Palacio de Neptuno, en pleno centro de la Capital. El palacete, iluminado con grandes focos turquesas al más puro estilo hollywoodiense, daba la bienvenida a lo que sin duda sería una inolvidable velada. Al entrar, una pequeña tarjeta con una llavecita plateada fue nuestro pasaporte al país de las maravillas que había creado la firma. “Bienvenido a El Sueño de una Noche en Plata. Quizá esta llave abra la puerta de uno de tus sueños”.  De eso precisamente se trataba. Si se tenía suerte, la llave abriría –o no, en la gran mayoría de los casos- una cajita con lazada blanca de ensueño,  cuyo contenido sería precisamente un regalo para el afortunado. No hace falta decir que yo, por supuesto, no tuve suerte.

El ambiente de la fiesta era selecto y hacía gala de reunir a la élite del mundo de la moda luciendo las más novedosas tendencias. He de admitir que vi algún estilismo poco agraciado pero, por lo general, la mayoría de los toilettes escogidos eran impresionantes. Eso sí, todo aderezado con las preciosas joyas plateadas de Tiffany&Co. Entre los personajes más destacados encontramos a Berta Collado, Edurne y a la incombustible Carmen Lomana, que no se pierde ningún evento fashion. La cantante Anni B Sweet amenizó la velada con su dulce voz, y las bebidas corrieron a cargo de varios cocteleros que nos deleitaron con exóticas combinaciones. El catering de Samantha de España, que servía desde platos sofisticados a mini-hamburguesitas en sus cajas, fue todo un acierto.

Por desgracia, en el Sueño de una Noche en Plata -como en todos los buenos cuentos- el hechizo mágico se rompió a medianoche y los invitados tuvieron que ‘despertar’ y volver a la realidad, pero… no sin antes recoger la bolsita turquesa que les esperaba como detalle de despedida. Un final estupendo a una fiesta mágica e inolvidable. 


Texto: Helena Fidalgo (www.laflordelys.com)
Fotos: Tiffany&Co